Pasar al contenido principal

Pregunta

Ejemplo Lógica Verbal

Dr. Garray: El consumo de refrescos azucarados es uno de los principales males de nuestros adolescentes, generando problemas de salud que van desde obesidad hasta diabetes. Los índices de salud adolescente han empeorado consistentemente en la última década. Por lo tanto, deberíamos gravar los refrescos azucarados con impuestos que disuadan a los adolescentes de su consumo.

¿Cuál de las siguientes, si fuera cierta, fortalecería más el argumento del doctor sobre los refrescos azucarados?

Solución

Necesitas estar logado para ver la solución:

Respuesta

Respuesta

Pregunta

Ejemplo Lógica Verbal

Se conoce como "Teoría del Todo" a la hipotética teoría de la física que explicaría y unificaría todas las fuerzas fundamentales de la naturaleza. En la actualidad se considera que existen únicamente 4 fuerzas fundamentales: la fuerza nuclear débil, la fuerza nuclear fuerte, la fuerza electromagnética y la fuerza de la gravedad. Por el momento, sólo se han desarrollado teorías parciales que logran explicar algunas de estas fuerzas, pero no todas. Un ejemplo es el llamado Modelo Estándar, que es capaz de explicar 3 de las 4 fuerzas conocidas, pero que, sin embargo, no es capaz de explicar la fuerza de la gravedad.

¿Las declaraciones anteriores, de ser ciertas, apoyarían con más fuerza cuál de las siguientes afirmaciones?

Solución

Necesitas estar logado para ver la solución:

Respuesta

Respuesta

Pregunta

Ejemplo Lógica Verbal

Agente de policía: La medicina forense es una parte esencial de la investigación de muchos crímenes violentos debido a que aporta pruebas cruciales para una exitosa resolución de los crímenes, de manera que pueda llevarse ante la justicia a los verdaderos culpables. Sin duda, los nuevos avances de la medicina forense lograrán una reducción en el porcentaje de crímenes violentos que quedan sin resolver.

¿Cuál de las siguientes es una pieza de información que el argumento da por sentada y de la que depende la validez del mismo?

Solución

Necesitas estar logado para ver la solución:

Respuesta

Respuesta

Pregunta

Ejemplo Comprensión Lectora

Cuando se estudia la Luna por medio de un telescopio de bastante alcance, se ven en la superficie de su disco multitud de asperezas cuya presencia se acusa más aún por las sombras que proyectan en la dirección opuesta a la del Sol. La mayor parte de esas asperezas, que no son más que las montañas de la Luna, tienen forma circular que las hace parecerse a grandes circos o a los cráteres de los volcanes terrestres. Las hay de todas dimensiones. La altura de muchas de estas montañas ha sido medida: casi todas son muy elevadas y son varias las que suben tanto como las principales cimas de la Tierra.

Rigurosamente hablando, en la Luna no hay cordilleras de montañas o, por lo menos, las alturas que se denominan así son sólo los bordes o barreras, en parte ruinosas, de grandes cavidades circulares a las cuales ha hecho dar el nombre de “mares” el color agrisado de su fondo. Pero se ha reconocido que en la Luna no hay agua, y por tanto tampoco océanos, así como no existe en ella atmósfera alguna.

Por efecto de su revolución alrededor de la Tierra y de su rotación sobre su eje, la Luna presenta sucesivamente al Sol todos los puntos de su superficie durante la lunación, que se efectúa en 29 días y medio. De ahí resulta que el día y la noche lunares tienen en conjunto 708 horas. En el ecuador del mencionado astro, la duración de los días es igual a la de las noches, siendo por tanto una y otra de 354 horas. En los polos, el Sol permanece sobre el horizonte 179 días, lo cual es casi la mitad de uno de nuestros años. Ese día viene seguido por una noche de análoga extensión.

Examinando las manchas que cubren el disco lunar, no se tarda en reconocer, si se continúa este examen durante algún tiempo, que la Luna presenta siempre las mismas a la Tierra; es decir, que vuelve constantemente hacia nosotros el mismo hemisferio. Este hecho constituye una prueba de que la Luna tiene movimiento de rotación que dura lo mismo que la revolución sideral. Nada más que por el hecho de presentar siempre la Luna la misma cara a la Tierra, que es el centro de su movimiento, resulta claro que, dado un punto del espacio celeste más o menos distante de la órbita lunar, nuestro satélite debe por el contrario presentar en el mismo intervalo todas sus caras a un observador colocado en dicho punto.

Solución

Necesitas estar logado para ver la solución:

Respuesta

¿Cuál de las siguientes describe mejor el tema que trata el último párrafo del texto?

Pregunta

Ejemplo Comprensión Lectora

Cuando se estudia la Luna por medio de un telescopio de bastante alcance, se ven en la superficie de su disco multitud de asperezas cuya presencia se acusa más aún por las sombras que proyectan en la dirección opuesta a la del Sol. La mayor parte de esas asperezas, que no son más que las montañas de la Luna, tienen forma circular que las hace parecerse a grandes circos o a los cráteres de los volcanes terrestres. Las hay de todas dimensiones. La altura de muchas de estas montañas ha sido medida: casi todas son muy elevadas y son varias las que suben tanto como las principales cimas de la Tierra.

Rigurosamente hablando, en la Luna no hay cordilleras de montañas o, por lo menos, las alturas que se denominan así son sólo los bordes o barreras, en parte ruinosas, de grandes cavidades circulares a las cuales ha hecho dar el nombre de “mares” el color agrisado de su fondo. Pero se ha reconocido que en la Luna no hay agua, y por tanto tampoco océanos, así como no existe en ella atmósfera alguna.

Por efecto de su revolución alrededor de la Tierra y de su rotación sobre su eje, la Luna presenta sucesivamente al Sol todos los puntos de su superficie durante la lunación, que se efectúa en 29 días y medio. De ahí resulta que el día y la noche lunares tienen en conjunto 708 horas. En el ecuador del mencionado astro, la duración de los días es igual a la de las noches, siendo por tanto una y otra de 354 horas. En los polos, el Sol permanece sobre el horizonte 179 días, lo cual es casi la mitad de uno de nuestros años. Ese día viene seguido por una noche de análoga extensión.

Examinando las manchas que cubren el disco lunar, no se tarda en reconocer, si se continúa este examen durante algún tiempo, que la Luna presenta siempre las mismas a la Tierra; es decir, que vuelve constantemente hacia nosotros el mismo hemisferio. Este hecho constituye una prueba de que la Luna tiene movimiento de rotación que dura lo mismo que la revolución sideral. Nada más que por el hecho de presentar siempre la Luna la misma cara a la Tierra, que es el centro de su movimiento, resulta claro que, dado un punto del espacio celeste más o menos distante de la órbita lunar, nuestro satélite debe por el contrario presentar en el mismo intervalo todas sus caras a un observador colocado en dicho punto.

Solución

Necesitas estar logado para ver la solución:

Respuesta

Según el autor del texto, desde la Tierra y con medios poco precisos percibimos las montañas lunares como…

Pregunta

Ejemplo Comprensión Lectora

Cuando se estudia la Luna por medio de un telescopio de bastante alcance, se ven en la superficie de su disco multitud de asperezas cuya presencia se acusa más aún por las sombras que proyectan en la dirección opuesta a la del Sol. La mayor parte de esas asperezas, que no son más que las montañas de la Luna, tienen forma circular que las hace parecerse a grandes circos o a los cráteres de los volcanes terrestres. Las hay de todas dimensiones. La altura de muchas de estas montañas ha sido medida: casi todas son muy elevadas y son varias las que suben tanto como las principales cimas de la Tierra.

Rigurosamente hablando, en la Luna no hay cordilleras de montañas o, por lo menos, las alturas que se denominan así son sólo los bordes o barreras, en parte ruinosas, de grandes cavidades circulares a las cuales ha hecho dar el nombre de “mares” el color agrisado de su fondo. Pero se ha reconocido que en la Luna no hay agua, y por tanto tampoco océanos, así como no existe en ella atmósfera alguna.

Por efecto de su revolución alrededor de la Tierra y de su rotación sobre su eje, la Luna presenta sucesivamente al Sol todos los puntos de su superficie durante la lunación, que se efectúa en 29 días y medio. De ahí resulta que el día y la noche lunares tienen en conjunto 708 horas. En el ecuador del mencionado astro, la duración de los días es igual a la de las noches, siendo por tanto una y otra de 354 horas. En los polos, el Sol permanece sobre el horizonte 179 días, lo cual es casi la mitad de uno de nuestros años. Ese día viene seguido por una noche de análoga extensión.

Examinando las manchas que cubren el disco lunar, no se tarda en reconocer, si se continúa este examen durante algún tiempo, que la Luna presenta siempre las mismas a la Tierra; es decir, que vuelve constantemente hacia nosotros el mismo hemisferio. Este hecho constituye una prueba de que la Luna tiene movimiento de rotación que dura lo mismo que la revolución sideral. Nada más que por el hecho de presentar siempre la Luna la misma cara a la Tierra, que es el centro de su movimiento, resulta claro que, dado un punto del espacio celeste más o menos distante de la órbita lunar, nuestro satélite debe por el contrario presentar en el mismo intervalo todas sus caras a un observador colocado en dicho punto.

Solución

Necesitas estar logado para ver la solución:

Respuesta

¿Cuál de las siguientes frases resume más adecuadamente la estructura del texto?